Duhalde ratificó su confianza en el ministro de Economía

En Salta, donde comenzó una gira, dijo que gobernará hasta septiembre de 2003
(0)
22 de junio de 2002  

SALTA.- En tierra de uno de los precandidatos justicialistas, el presidente Eduardo Duhalde ratificó su decisión de conducir la transición hasta las elecciones generales de septiembre de 2003 y negó una próxima cumbre con Carlos Menem.

Duhalde restó importancia a la renuncia de Mario Blejer a la presidencia del Banco Central y ratificó su confianza en el ministro de Economía, Roberto Lavagna, y en un inminente acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, porque, dijo, "hemos cumplido con todo lo que se pidió".

Calificó de "muy mala noticia" para la Argentina los problemas económicos de la región y dijo que tuvo conversaciones con sus pares Fernando Henrique Cardoso (Brasil) y Jorge Batlle (Uruguay). "Puede agravar la crisis" local, advirtió.

Afirmó que de no arreglarse con el FMI "habría que apretar los dientes" y dijo que pueden incluso embargarse las exportaciones argentinas.

Señaló como prioridades de su gestión la reinserción en la comunidad internacional y la recuperación del sistema bancario y financiero.

Sostuvo que algunos quieren "que nos bajemos y afirman que este presidente se arrastra" ante lo que ratificó es su vocación por integrarse al mundo como un beneficio para la Argentina.

Duhalde llegó aquí para clausurar un encuentro de 70 intendentes de Salta, Jujuy y Catamarca, en el que éstos reiteraron sus quejas por el manejo del programa de asistencia Jefas y Jefes de Hogar.

Los ministros de Interior, Jorge Matzkin, y de Trabajo, Graciela Camaño, les aseguraron que se mejorará la operatoria de la asistencia a los sectores desempleados.

En medios locales se relacionó la visita con la necesidad de ir organizando las elecciones internas abiertas para lograr acuerdos previos, aunque a la hora de las definiciones Duhalde aclaró que no apoyará a ninguno de los postulados.

No lo hará, dijo, porque es el Presidente y también porque es "político" y comprende que su respaldo perjudicaría al candidato, a propósito de las versiones de aval al santafecino Carlos Reutemann.

Pero ante una consulta sobre la postulación del dueño de casa, el gobernador Juan Carlos Romero dijo que éste demostró capacidad en su gestión lo que le acredita experiencia gubernamental y agregó que "no tiene por qué llegar un improvisado a los cargos públicos".

Confirmó que pasado mañana estará en La Rioja en la apertura de una planta aceitera en la que podría coincidir con el ex presidente Carlos Menem. Sin embargo, negó la realización de una cumbre. "El justicialismo es mucho más que Menem o Duhalde", enfatizó, y agregó que se trabaja en las elecciones internas abiertas y hay una comisión de legisladores, gobernadores y gremialistas para una adecuada organización. Consultado sobre las dichos de Menem negando responsabilidad en la crisis, optó por dejar el tema a juicio de los historiadores.

Consideró necesario afianzar la transición porque el gobierno que surja debe encontrar una serie de medidas que no podría tomar por una cuestión política. De allí su insistencia en la fecha de septiembre, por el tiempo que hace falta, dijo, y advirtió que si no se alcanzan los objetivos, "el próximo sería otro gobierno de transición".

Añadió que mientras que con Menem y Fernando de la Rúa había una expectativa electoral, el candidato que más adhesión tiene apenas llega al 14%. "No quiere decir que me vaya a quedar", aclaró.

De la renuncia de Blejer recordó que "Mario ya me dijo que quería estar hasta julio" y que va a cumplir un importante papel de asesor en los Estados Unidos.

Provincias chicas

El gobernador salteño, por su parte, remarcó la importancia de la reinserción del país en el mundo y dijo que la provincia y sus instituciones están apoyando la gestión presidencial y lo hicieron cuantas veces fue necesario.

No hubo espacio para el encuentro con la ciudadanía, excepto un muy reducido grupo de vecinos que saludó la llegada del Presidente a la Casa de Gobierno. Duhalde y Romero se movilizaron en helicóptero desde el aeropuerto Güemes hasta la finca Las Costas, la señorial residencia gubernamental.

Anoche, al cierre de esta edición, en Las Costas, comenzó un encuentro a puertas cerradas con los gobernadores de Formosa, Gildo Insfrán; de Santiago del Estero, Carlos Díaz; de Jujuy, Eduardo Fellner; de Tucumán, Julio Miranda, y de Misiones, Carlos Rovira, y el senador nacional Ramón Puerta.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?