Duhalde se mostró satisfecho con su gestión

El Presidente dijo que durante su mandato "no hubo despilfarro ni corrupción"; volvió a comprometerse a no ocupar cargos partidarios ni ejecutivos
(0)
19 de mayo de 2003  • 13:54

SAN MIGUEL DEL MONTE.- En su última semana al frente de la primera magistratura, Eduardo Duhalde comenzó a despedirse de su cargo desde el interior de la provincia de Buenos Aires.

Eligió su visita a la ciudad de San Miguel del Monte, distante 110 kilómetros de Capital Federal, para volver a aclarar una vez más que no se presentará para ningún cargo ejecutivo o partidario.

"Yo no voy a ocupar ningún cargo partidario ni a nivel nacional ni a nivel provincial, ni tampoco aspiro a ningún cargo ejecutivo. Yo creo que hay que abrir la compuerta a las nuevas generaciones, por lo tanto, ésta es mi decisión", anunció el saliente Presidente esta mañana en una conferencia de prensa.

Sin embargo, agregó que con su experiencia "es posible que pueda colaborar y ayudar a algunos dirigentes en el futuro ".

Al hacer un balance de su gestión, Duhalde admitió su temor frente a la crisis social en la que asumió la Presidencia de la Nación: "Fue un año muy intenso y yo temía no poder mantener la institucionalidad".

Explicó, además, que lo mejor de su gobierno fue que "desapareció la corrupción como tema de campaña por una razón muy sencilla: no existieron denuncias", y aclaró: "Seguro cometimos errores pero entre las cosas malas no está el despilfarro, la corrupción ni nada que tenga que ver con los problemas que antes eran tan comunes".

Delante de la ministra de Trabajo, Graciela Camaño, quien lo acompañó en su visita, destacó entre sus logros de gobierno la puesta en marcha del Plan Jefes y Jefas de hogar. "Gracias a una gran tarea del Ministerio de Trabajo pudimos, en poco tiempo, darle una mano solidaria a millones de familias", sostuvo.

Además, manifestó que, en las circunstancias en las que llegó al poder, "prácticamente me obligaron a aceptar la presidencia y me voy con la sensación del deber cumplido. No me voy desilusionado".

Con respecto al papel que en el nuevo gobierno jugará la oposición, reclamó: "Espero que la oposición se de cuenta de que estamos frente a una gran oportunidad, que no es para que a Néstor Kirchner le vaya bien, sino para que le vaya bien al país. Hay que darle tiempo a este nuevo gobierno porque está asumiendo los últimos siete meses que le correspondían a la Alianza".

Para finalizar, pidió expresamente colaboración a los miembros de los partidos nuevos "que han sido parte del gobierno de Fernando de la Rúa".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.