Duhalde y Kohan intentan bajar la tensión interna