La trastienda. Duhalde y la Alianza, en danza de cancilleres