Duhalde y Menem, otra vez cara a cara

El Presidente y el jefe del PJ se cruzarán en La Rioja; no se prevé un encuentro a solas entre ambos, sostienen sus operadores
(0)
24 de junio de 2002  

LA RIOJA.- Sólo el pragmatismo de dos hombres ávidos de poder, con una elección presidencial pisándoles los talones, podía hacer realidad lo que finalmente ocurrirá hoy. Luego de casi diez años de profesarse un odio visceral y manifiesto, Eduardo Duhalde y Carlos Menem volverán a posar juntos para la foto durante la inauguración de una aceitera en Aimogasta, a 110 kilómetros de esta capital y a tan sólo 30 de Anillaco, la cuna de Menem. Al menos eso prometieron.

Eso sí: las febriles negociaciones mantenidas durante las últimas dos semanas entre el secretario privado y amigo del Presidente, José Pampuro, y el ex senador y ex ministro menemista, Eduardo Bauzá, para lograr un encuentro privado entre ambos, parecían anoche condenadas al fracaso. Ambos operadores mantuvieron al menos dos reuniones ultrasecretas y cambiaron varias llamadas telefónicas para lograr un acercamiento entre ambas figuras.

Están convencidos de que el PJ sólo alcanzará la victoria en las elecciones de 2003 si Duhalde y Menem vuelven a hablar en la intimidad (hace cinco años que no conversan a solas) y se estrechan las manos en público.

Pero aunque lograron que el jefe del Estado empezara a hablar de "Carlos" (en alusión a Menem) sin que se le endureciera el rostro por el rencor, como sucedía hasta hace poco, los resultados finales de las gestiones no parecían ayer haber sido los esperados. En un principio se esperaba que el Presidente viajara hasta La Rioja anoche (pasó el domingo en Jujuy, como se informa por separado).

Inesperadamente Duhalde habría apelado a un clásico de la política para eludir un convite no deseado con elegancia: la enfermedad. Según la versión oficial que circuló ayer, el Presidente sufrió de un apunamiento luego de visitar Purmamarca. Pero una fuente que pasó la tarde junto a él y al gobernador jujeño Eduardo Fellner contó a LA NACION que el Presidente "se veía perfecto".

Más allá de las gestiones del ministro del Interior, Jorge Matzkin, que viajó por anticipado a La Rioja para comer con Menem e intentar concertar el encuentro para hoy, fuentes del duhaldismo y del menemismo coincidieron al cierre de esta edición en que la cita no pasará de lo formal.

"Se fue todo a la m...", confesó a LA NACION un colaborador del Presidente, que trabajó en la organización del reciente encuentro entre el gobernador de La Rioja, el menemista Angel Maza, y Duhalde, para organizar los detalles de la aparetemente frustrada cumbre entre Menem y el Presidente.

Así las cosas, Duhalde llegará a La Rioja al mediodía, cortará las cintas y a las tres de la tarde tomaría el avión para estar a las cinco en Buenos Aires. "No está en el espíritu de nadie hacer nada espectacular. Sólo inaugurarán una aceitera", explicó por su parte a LA NACION el ex secretario general de la presidencia de Menem, Alberto Kohan.

Si sus palabras se cumplen, habrá ganado la desconfianza que ambas figuras se profesan desde aquella mañana de 1993, cuando Duhalde se enteró por los diarios de que el Pacto de Olivos había sido cerrado a sus espaldas.

Viejos rencores

El ahora presidente de la Nación nunca le perdonó (ni le perdonará, aseguran a su lado) esa traición.

La prueba más fehaciente está en su esposa, Hilda "Chiche" González de Duhalde, que ayer se preocupó por aclarar por medio de sus voceros que sólo viajaba a La Rioja como "primera dama y esposa de Duhalde, no para visitar a nadie" (en alusión a Menem). Y que hace pocos días declaró: "Menem ya fue".

Chiche Duhalde siente un desprecio inocultable por el ex presidente riojano y suele esbozar una mueca irónica cuando le mencionan a Cecilia Bolocco, la esposa chilena del jefe del peronismo.

El acto de inauguración que se realizará en Aimogasta comenzará a las 12. Además de Duhalde, Menem y Maza, fuentes oficiales riojanas informaron también que hoy asistirían los gobernadores Juan Carlos Romero, de Salta, el jujeño Fellner y los senadores de San Juan, José Luis Gioja y de Santa Fe, Oscar Lamberto. Además de Bauzá, operador político del menemismo. También llegaría el titular de la Cámara de Diputados, Eduardo Camaño. Pero donde se concentrarán las miradas será en los dos hombres que volverán a compartir un palco después de una década de rencores.

Donde seguramente no coincidirán Duhalde y Menem será en Anillaco. Es en la famosa pista que hizo construir el ex presidente que aterrizará Duhalde procedente de Jujuy. Pero a esa hora, en la capital riojana, Menem hará gala de su calidad de anfitrión e inaugurará un encuentro de empresarios, políticos, técnicos y científicos de diversas partes del país. Allí, explicaron fuentes del menemismo, se estudiarán "propuestas estratégicas para la inserción de la Argentina en la globalización, desde su condición de Nación nutricia".

El encuentro es organizado por el intendente ultramenemista de La Rioja capital, Luis María Agost Carreño, y por el ex jefe de Gabinete de Menem, Jorge Rodríguez. Una vez que Menem pronuncie un discurso en ese seminario, partiría vía aérea hacia Aimogasta. El acto de inauguración de la planta Yovilar (que exporta aceitunas a Rusia) podría tener contratiempos, según confiaron a LA NACION organizadores de la ceremonia, ya que se teme la instalación de piquetes en protesta por la llegada de Duhalde.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?