Lo acordaron en una reunión secreta. Duhalde y Ortega, contra Reutemann