Duhalde y Terragno, críticos ante inversores de EE.UU.

Plantearon en Nueva York la necesidad de alcanzar "acuerdos básicos"
Silvia Pisani
(0)
9 de diciembre de 2009  

WASHINGTON.- Desde posiciones políticas distintas, el ex presidente Eduardo Duhalde y el ex ministro Rodolfo Terragno coincidieron ante empresarios norteamericanos en la necesidad imperiosa de alcanzar consensos básicos en la Argentina porque sin ellos no hay Estado de derecho que garantice la gobernabilidad, sino sólo mayorías circunstanciales.

Ambos dirigentes expusieron su programa de consenso en una reunión en la neoyorquina sede del Council of Americas, la entidad que agrupa a empresarios con intereses en nuestro país y en la región, que expresaron dudas e interrogantes sobre la situación del país. El encuentro fue puertas cerradas, pero algunos de sus tramos fueron reconstruidos por asistentes.

En ese panel, la voz cercana al Gobierno fue la del senador Daniel Filmus. El ex ministro asumió la defensa de la gestión de Cristina Kirchner, pero se diferenció de los embates que la figura de Duhalde suele recibir desde la Casa Rosada al reconocer en él a un hombre "dialogante" que en lo peor de la crisis de 2002 fue capaz de convocar a un diálogo de sectores para buscar salidas consensuadas.

"Vi a empresarios preocupados por la falta de seguridad jurídica. Con gente que no sabe lo que puede pasar mañana, con un gobierno que sorprende todo el tiempo, que desconcierta, que usa el poder del Estado para atacar a sectores de la sociedad y que lo último que quiere es dialogar o consensuar nada, porque lo suyo es el Estado policial", dijo Duhalde, luego del encuentro.

Bajo la forma de un desayuno de trabajo de dos horas de duración, en la reunión quedó clara la voluntad de la Unión Cívica Radical y de sectores críticos del justicialismo de alcanzar acuerdos básicos de políticas de Estado. Y se hizo evidente la resistencia del Gobierno a sumarse al proyecto.

Asistieron, entre otros, representantes de Stanley, Libra Capital, Deustche Bank y de Crédit International, así como de los asesores de banca Lazard Fréres, de la aseguradora Met Life, entre otras firmas automotrices, de servicios y de construcción.

Hubo preguntas sobre las dudas que genera la información oficial, sobre todo, la del Indec. "Es verdad que eso está funcionando mal y que ha perdido credibilidad, pero la presidenta está trabajando para arreglarlo", dijo Filmus.

El argumento no convenció del todo. "Usted habla como si esto fuera un problema ajeno al Gobierno que lo provocó", insistió el empresario.

También hubo cuestiones sobre seguridad jurídica, la estatización de las AFJP y la mansedumbre con que fue aceptada por los partidos políticos y por la sociedad, sobre los serios problemas sindicales, el retroceso fiscal y la posición de aislamiento internacional en que se percibe al país. La pregunta llevaba implícita la incierta relación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Club de París y los tenedores de bonos en default.

Filmus, por lo menos, así pareció entenderlo, al replicar: "Ser los mejores alumnos de los organismos internacionales no siempre sirvió a los objetivos del país que, cuando lo felicitaba el FMI, sufría el 24% de desempleo".

Terragno y Duhalde insistieron en la necesidad de avanzar en consensos. "Los acuerdos de buena voluntad no sirven. Nadie sabe quién va a gobernar y quién será oposición en los próximos años. Y hay que dar garantías de continuidad en una serie de puntos básicos de política de Estado", insistió.

Luego de la reunión, Terragno se mostró convencido de que fue la idea del consenso lo que llevó al Council a invitarlos. También tras el encuentro, Duhalde diferenció el consenso de la "transversalidad" que procuran los Kirchner.

"Estamos buscando un gobierno patriótico, no uno de facciones. Queremos el consenso y la unidad en puntos básicos, pero esto no significa para nada una mezcla de gente. Justicialistas, radicales y las fuerzas que se quieran sumar deben ir separadas, bajo el respeto compartido a políticas de Estado previamente acordadas", subrayó Duhalde.

"Terragno se lo planteó al Gobierno, pero en lo que menos tiene interés es en consensuar nada. Es un gobierno faccioso, reniega de toda consulta. Desde que está Kichner, nadie puede reunirse. Se lo prohíbe a gobernadores justicialistas. Es un gobierno policíaco", añadió.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.