Dura disputa de Cambiemos en Córdoba: buscarán un candidato por consenso en el verano o habrá internas

Mario Negri, Ramón Mestre, Héctor Baldassi y Luis Juez mantienen sus aspiraciones de llegar a la gobernación con la boleta oficialista
Mario Negri, Ramón Mestre, Héctor Baldassi y Luis Juez mantienen sus aspiraciones de llegar a la gobernación con la boleta oficialista Crédito: Twitter
Maia Jastreblansky
(0)
13 de diciembre de 2018  • 18:03

La guerra no terminó, pero habrá un intento de tregua. Los aspirantes a la candidatura de gobernador de Córdoba por Cambiemos se dieron cita esta tarde en la Casa Rosada para comenzar destrabar su feroz interna. La reunión sirvió para fijar un cronograma pero no logró resolver de fondo el complejo escenario que vive el oficialismo en la provincia y que comenzó con demasiados aspirantes para una misma boleta.

Sin la presencia del intendente de la capital cordobesa, Ramón Mestre -uno de los hombres que ya juega para disputar la gobernación y que no pudo llegar por un problema en su vuelo-, los socios de Cambiemos acordaron en Balcarce 50 armar una "mesa de verano" para buscar un candidato por consenso, con las encuestas sobre la mesa. De no llegar a un acuerdo, el 24 de febrero disputarán una elección interna.

"Acordamos en primer lugar buscar el acuerdo para definir el equipo para representar a Cambiemos en esa provincia. Si a lo largo del verano no lo logramos, habrá una interna semiabierta", dijo a la salida del encuentro el diputado de Cambiemos por Córdoba y jefe del bloque de Pro, Nicolás Massot . El próximo miércoles habrá un encuentro en la provincia mediterránea reservado sólo para dirigentes cordobeses.

Este mediodía, el anfitrión del encuentro fue el jefe de Gabinete, Marcos Peña. A su despacho se acercaron el ministro del Interior, Rogelio Frigerio ; el presidente de Pro, Humberto Schiavoni; el secretario de Interior, Sebastián García de Luca; el presidente del Pro Córdoba, Darío Capitani; el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo y Massot.

La mesa se completó con tres de los cuatro hombres que anhelan ver su nombre en la boleta cordobesa: el jefe del bloque de Cambiemos en Diputados, Mario Negri ; el diputado oficialista Héctor "Coneja" Baldassi y Luis Juez. Mestre no llegó. Es el aspirante que pretendía resolver la candidatura directamente a través de la interna en febrero.

Escenario complejo

El primer obstáculo que tiene el oficialismo en Córdoba es el calendario electoral. Quien marcó los tiempos fue el gobernador de la provincia, Juan Schiaretti (PJ), que adelantó y fijó los comicios el 12 de mayo.

Según pudo conocer LA NACION, durante la reunión Peña y Frigerio aseguraron que la Casa Rosada quiere dar batalla para arrebatarle la gobernación en Córdoba al peronismo. El mensaje estuvo dirigido a los radicales, que aún ven con dudas el temperamento del Gobierno, luego de tres años donde el Presidente se mostró cómodo con Schiaretti.

Córdoba dio los votos clave para la elección de Macri de 2015 y en el Gobierno la ven fundamental para disputar la reelección presidencial. Pero en estos tres años no se consolidó una estructura de Cambiemos compacta en la provincia.

La segunda complejidad que deberá destrabar Cambiemos se vincula al mecanismo de selección de candidatos. Mestre, de amplio dominio sobre la estructura partidaria, esperaba que el candidato se dirimiera en la interna de febrero.

Massot, Capitani y el Pro "orgánico"·de Córdoba pretenden que si hay una contienda en febrero, se defina también el candidato a suceder a Mestre en la capital cordobesa. Massot quiere erigir como candidato a intendente a Rodrigo De Loredo, yerno del ministro de Defensa Oscar Aguad. El actual intendente de Córdoba, en cambio, quiere que lo suceda su hermano, Diego Mestre. "Sería una picardía perder la capital, es una obligación ganarla", subrayan desde Pro de Córdoba.

Del otro lado están los que quieren evitar las internas. En la Casa Rosada, Peña espera aplicar el laboratorio electoral a Córdoba: decidir los nombres con las encuestas en la mano. El ala política de la Casa Rosada quiere ver si las encuestas muestran un nombre claro o si hay paridad.

Negri, por su parte, espera que su nombre surja del consenso y mira sus propias encuestas. El jefe de bloque en Diputados subrayó durante la reunión que la última interna que tuvo el radicalismo en Córdoba fue "sanguinaria" en 1995, cuando disputaron Mestre padre y Eduardo Angeloz. "Él está convencido que si hay una interna el diablo puede meter la cola", señalaron en su entorno a LA NACION.

Desde Casa Rosada , resaltaron que la reunión fue "positiva" y que "se avanzó mucho" porque "se definió la unificación de equipos técnicos para armado de propuestas superadoras para los cordobeses". Baldassi es el preferido en Balcarce 50, pero no se descarta que ocupe otro lugar en la boleta. En el oficialismo reconocen que la batalla final es entre Negri y Mestre.

El consenso aún se muestra difícil. Mientras buscan apaciguar el fuego de la interna, los aspirantes a obtener la candidatura se muestran en campaña. El lunes, Negri se lanzará por las redes sociales respondiendo preguntas en vivo en Facebook. Mestre, en tanto, tiene previsto encabezar un acto el martes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.