Dura oposición a una maniobra del PJ

A la 0.58 hizo suya una banca del liberalismo correntino.
(0)
5 de noviembre de 1998  

El bloque de senadores del PJ designó a la 0.58 de esta madrugada a Rubén Pruyas, que ocupará la banca del liberal correntino Juan Ramón Aguirre Lanari, a partir del 10 del mes próximo, pese a una resolución judicial en contrario y a las acusaciones de inconstitucionalidad formuladas en la tensa sesión por la oposición.

Para lograr quórum, el oficialismo contó con el apoyo de los senadores de Fuerza Republicana (bussista) y de los movimientos Popular Fueguino y Popular Neuquino. El PJ recupera con esta banca la que pierde en el Chubut.

Estuvo presente en el recinto Carlos Tomasella, designado por el Partido Liberal de Corrientes.

La Legislatura correntina, que debe convalidar el nombramiento del representante provincial al Senado, no puede reunirse porque el PJ y el Partido Nuevo -escindido del autonomismo- no dan quórum. Pruyas, además, no fue elegido por el voto directo de los afiliados del PJ, como establece la carta orgánica.

El PJ impuso a Pruyas en el Senado

La mayoría justicialista del Senado se salió con la suya: a la 0.58 de hoy aprobó la incorporación de Rubén Pruyas (PJ) como senador por Corrientes hasta el 2001, decisión que supone desconocer una reciente resolución judicial que lo inhabilita como candidato para ocupar ese cargo.

El postulante del Pacto Autonomista Liberal (PAL), Carlos Tomasella, no logró convencer a los peronistas sobre el derecho que lo asiste para reclamar ese escaño, pese a que en una sólida exposición en el recinto detalló las irregularidades que signaron este controvertido trámite.

En medio de fuertes cuestionamientos por la inconstitucionalidad del intento oficialista, los representantes del PAL, los senadores correntinos José Antonio Romero Feris (autonomista) y Juan Ramón Aguirre Lanari (liberal) y los senadores de la Alianza habían anticipado que votarían en contra de la nominación de Pruyas. El senador liberal presentó un dictamen en minoría que consagraba a Tomasella.

El oficialismo aprobó la controvertida designación con el apoyo de legisladores provinciales. En contra votaron los senadores de la Alianza, Alfredo Avelín (Cruzada Renovadora-San Juan), Roberto Ulloa (Partido Renovador de Salta) y Pedro Villarroel (Frente Cívico y Social de Catamarca).

Al imponerse el dictamen de la mayoría, cayeron en saco roto los despachos de minoría propuestos por la Alianza y por Aguirre Lanari, que proponían remitir los antecedentes de los postulantes a la Legislatura de Corrientes, y el del radical Horacio Usandizaga (Santa Fe), quien pidió la intervención federal del cuerpo legislativo provincial al solo fin de elegir a su representante en el Senado.

Autonomías avasalladas

Para la oposición, en la sesión de ayer se produjo un hecho institucional más grave que el despojo de una banca: el peronismo avasalló las autonomías provinciales al convertir al cuerpo en juez y elector de sus miembros.

En buen romance, esto significa que legisladores de otras provincias eligieron al senador por Corrientes en una situación inédita. La Legislatura de ese distrito no pudo reunirse para llevar a cabo este trámite justamente porque el PJ local se negó a dar quórum.

Aun para los observadores imparciales, la incorporación de Pruyas a partir del 10 del mes próximo, para suceder a Aguirre Lanari, es un desafío a toda lógica política. Aunque el peronismo no gana una elección en Corrientes desde 1973, anoche se adueñaba de dos bancas: una por la mayoría (la de Aguirre Lanari) y otra por la minoría, que ocupa el justicialista Angel Pardo.

El oficialismo interpretó que le corresponde ese escaño haciendo una polémica interpretación de la composición de la Legislatura provincial según el origen partidario de sus integrantes. Así, mediante un galimatías político, se atribuye una mayoría de diez legisladores contra ocho del pacto. La suma de los pactistas da muy distinta: 13 legisladores propios contra 12 ajenos.

El debate de anoche tuvo un alto voltaje político. Los senadores de la oposición acusaron al PJ de haber sumergido al cuerpo, con esta maniobra, en una de las más graves crisis institucionales de la historia del Parlamento.

Exasperado, el jefe del bloque radical, José Genoud (Mendoza), denunció el "uso arbitrario de las mayorías para someter a las minorías" y amenazó con que esta situación traerá "graves problemas en el funcionamiento del cuerpo. ¡Han abierto las puertas del infierno!", gritó.

"Esto no es una democracia, es una autocracia disfrazada de democracia -continuó el senador mendocino-. El PJ aprovecha su número, pisotea la Constitución nacional y burla el derecho de las minorías." En un discurso enérgico, Aguirre Lanari se preguntó : "¿Qué ejemplo republicano le estamos dando a la ciudadanía?". Y agregó: "Yo no esperaba este final de mi mandato. Esto será una victoria circunstancial, pero no le traerá prestigio al Senado ni a aquellos que nos privan de un derecho y violan la Constitución".

El senador Romero Feris calificó la maniobra del bloque del PJ de "robo, escándalo y verguenza".

El clima de tensión fue consecuencia de la estrategia puesta en marcha por el justicialismo para asegurarse la banca en disputa. El objetivo parece estar en 1999: mantener el quórum propio y acorralar a un eventual gobierno de la Alianza. "Un cinturón de protección a cualquier precio", lo calificó Genoud.

Esta estrategia se plasmó por primera vez hace dos semanas, cuando el bloque mayoritario consideró que la banca del Chaco le correspondía a su correligionario Hugo Sager (PJ) y no al radical Carlos Pavicich, elegido por la Legislatura de esa provincia.

Ayer, la bancada oficialista dejó de lado sus diferencias internas y concurrió al recinto con una única voz y actuó bajo lo que aparentaba ser una consigna clara: valía la pena pagar todos los costos políticos con tal de asegurarse la banca. Sólo cuando el PJ logró reunir el quórum necesario para sesionar, con la ayuda de tres representantes provinciales (37 votos), los legisladores de la oposición se presentaron en el recinto.

No se cumplieron los pasos

La bancada mayoritaria tenía algunas bajas: Carlos Reutemann (Santa Fe) y José Manuel de la Sota (Córdoba) estaban de viaje, mientras que Mario Bartolucci (San Luis) se encuentra enfermo.

Pruyas, que siguió el debate desde un palco del Senado, será incorporado al cuerpo sin haber cumplido (se quejaba la oposición) con ninguno de los pasos constitucionales que se requieren para ese puesto.

En ese sentido, la Constitución nacional prevé tres etapas: la elección del partido, la certificación del juez electoral y la designación de la Legislatura provincial.

El candidato del PJ fue nominado por sus pares correntinos en forma irregular, ya que resultó elegido en un congreso partidario y no por el voto secreto de los afiliados, como lo establecen sus normas internas. Esto motivó, el lunes último, un fallo de la Cámara Nacional Electoral que lo desconoce como postulante por no cumplir con las exigencias estatutarias. Los camaristas revocaron el aval que había otorgado el juez de instrucción Carlos Soto Dávila, ex apoderado del PJ.

La medida fue apelada por el justicialismo ante la Corte Suprema de Justicia. "Estos jueces (por los de la Cámara Electoral) son la justicia esclava del partido radical", atacó el senador Jorge Yoma (PJ-La Rioja).

Pruyas no pasó por el filtro de la Legislatura correntina debido a que ésta no pudo reunirse el mes último porque no hubo quórum.

Fueron precisamente los legisladores peronistas de esa provincia, junto con los del Partido Nuevo del ex gobernador Raúl "Tato" Romero Feris, los que se negaron a concurrir a la sesión especial, ante la certeza de que ese cuerpo eligiría a Tomasella.

En una maniobra repentina, el vicegobernador de Corrientes y presidente del Senado, Víctor Maidana, remitió a la Cámara alta los antecedentes de los candidatos de los tres partidos, al concluir a priori que la Asamblea no podría reunirse para este propósito.

Así fue como la identidad del senador por Corrientes quedó en manos de la mayoría peronista del Senado, que se atribuyó el papel de elector.

"Hacen fracasar las instituciones de Corrientes para golpear las puertas del Senado", se quejó Tomasella, y luego dijo a La Nación que "el bloque del PJ actuó como un pelotón de fusilamiento".

"Nosotros tenemos que velar por la integración del cuerpo. La Legislatura nos autorizó a decidir", retrucó Jorge Yoma (PJ-La Rioja).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.