Protesta de bonistas contra Cristina en Italia

Los manifestantes instalaron un enorme cerdo de cartón con la bandera argentina y la leyenda "Ladrones de dinero" y otra gigantografía de una rata que dice "Cristina" frente al hotel Excelsior; la Presidenta ya llegó a Roma
Elisabetta Piqué
(0)
31 de mayo de 2011  • 15:37

ROMA.- Tal como habían anunciado en una solicitada, a horas del arribo de Cristina Kirchner a esta capital un pequeño grupo de bonistas italianos montó hoy una colorida y ruidosa protesta en su contra frente al hotel Excelsior de la Vía Veneto, donde comenzó una ronda de negocios entre empresarios argentinos e italianos, paralela a la visita.

El pequeño grupo, que se identifica bajo el nombre de "Cohbra", por Comité Holdout Bond República Argentina, estuvo liderado por Gianfranco Lucifora y Orlando Masiero, dos aguerridos bonistas que no se dan por vencidos y que suelen decir que seguirán reclamándole a la Argentina su dinero hasta el final de sus días.

Además de pancartas que dicen "Argentina=Tango estafa"; "Argentina roba, italianos pagan. ¿Tremonti?" (por el ministro de Economía italiano, Giulio Tremonti), la protesta llamó la atención por la novedad de un gigantesco cerdo de cartón de color rosa, con la bandera argentina y la inscripción "Ladrones de dinero" y, junto a él, de un gran ratón gris, también de cartón, lleno de joyas, también con la bandera argentina y la leyenda de "Cristina".

"Sí, él ratón es ella, la Presidenta, que se come a la Argentina", explicó Masiero, que es parte de ese pequeño grupo de ahorristas italianos que no aceptó entrar en ninguna de las dos ofertas de canje para la deuda en default puestas a punto por la Argentina, de 2005 y 2010.

"No nos importa si hoy la Presidenta no viene al hotel Excelsior. Estamos aquí para advertirles a los empresarios italianos que puedan estar evaluando la posibilidad de inversiones en la Argentina que tengan en cuenta los múltiples riesgos debidos a la falta de seguridad jurídica y de confiabilidad financiera del país", dijo a lanacion.com Masiero.

"Hic sunt ladrones (Estos son ladrones)", era el cartel que llevaba en mano, escrito en latín, Lucifora, que llevaba puesta otra pancarta que denunciaba que "La Argentina evita los controles del FMI desde 2006 y esconde sus riquezas en Suiza".

Además, a través un altavoz este jubilado gritaba "¡Verguenza, Argentina! ¡Tenés soja, vacas e inmensas riquezas de todo tipo, devolvenos el dinero!".

Por otra parte, por el mismo altavoz de a momentos pasaba unas notas de tango, y en otros, la histórica grabación del día en el cual, el 23 de diciembre de 2001, Adolfo Rodríguez Saá anunció la suspensión del pago de la deuda.

En medio de la vía Veneto, lugar emblemático de la ciudad eterna, Lucifora le explicaba a los transeúntes que pasaban por la esquina tomada para la protesta la "gran estafa" cometida por la Argentina. "Yo no sé nada, perdón", atisbó a contestarle una turista argentina que, sin saber de qué se trataba, pasó por ahí y fue interceptada por el grupito, pequeño, pero de tan indignado, ruidoso.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.