Duras críticas en El País