La visita a Gran Bretaña. Duro artículo de The Times