Echegaray, entre los rumores y las internas