Economía, ajena a la solución del problema