Ecos negativos en Washington

Silvia Pisani
(0)
2 de mayo de 2013  

WASHINGTON.– Pocas medidas del gobierno de Cristina Kirchner como la embestida contra el Poder Judicial generaron tantas y tan rápidas reacciones de alarma en medios políticos y académicos de esta ciudad, donde se ve a su gestión aislada de las reacciones que pueda generar fronteras afuera, un rasgo que se acentúa "en año de elecciones".

"La verdad, conociéndola a Cristina Kirchner, dudo mucho que eso pueda importarle y, mucho menos, detenerla", dijo a LA NACION Mark Jones, académico de la Universidad de Texas y una de las voces más consultadas para analizar cuestiones políticas a largo plazo de nuestro país.

De lo que no cabe duda es de la solvencia de Gabriela Knaul, la funcionaria de la ONU que firmó el informe por el cual la organización en la que se apoya la diplomacia kirchnerista pidió que se "revise" la decisión de reformar el sistema judicial, en un gesto que irritó a la Casa Rosada.

"Tiene toda la reputación de ser una luchadora para la independencia judicial, primero en su Brasil natal y, luego, en los casi cuatro años que lleva como Relatora especial para la independencia de los jueces, donde mostró criterio y firmeza en todos los frentes en los que actuó", evaluaron fuentes diplomáticas.

Puesto en perspectiva, aquí hay conciencia de que con una reforma tildada como "atentatoria contra la independencia judicial" por varias entidades, el Gobierno no sólo se ganó la atención de Knaul sino que repite lo ocurrido en países como Rusia y Honduras, donde –en los últimos meses– la funcionaria enervó a las autoridades con dictámenes similares.

Otra cosa es el efecto que esas alarmas puedan tener en la Casa Rosada. En ese sentido, Jones anticipó sus dudas: "No creo que la opinión de una funcionara de la ONU le importe mucho. Cristina Fernández está jugando para su futuro político, y esto no le va a torcer el brazo", añadió.

La reforma del sistema judicial fue condenada por la organización Human Rights Watch, que en su momento integró el canciller Héctor Timerman, y por Freedom House, que aboga por el respeto a las instituciones y la libertad de expresión.

Con el influyente Washington Post a la cabeza, la prensa local también advirtió sobre los intentos de "domesticar" a los jueces. El Departamento de Estado afirmó que "sigue de cerca" la reforma mientras que en su informe habitual sobre Derechos Humanos previno contra los intentos por "politizar" el sistema judicial.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.