EE.UU. busca recomponer vínculos con la Argentina

Hubo contactos y se esperan visitas en 2010
(0)
23 de diciembre de 2009  

La diplomacia norteamericana comenzó a preparar un camino para desandar el último entredicho entre Washington y la Casa Rosada. Luego de las palabras del subsecretario para América latina de los Estados Unidos, Arturo Valenzuela, sobre la "inseguridad jurídica" en el país, la embajada de ese país en Buenos Aires empezó en las últimas horas a instrumentar un plan para reflotar lo que puertas adentro del Departamento de Estado se presenta como una "agenda positiva" con el gobierno nacional.

El plan de acción incluye una serie de contactos con las autoridades nacionales para explicar los alcances de los dichos de Valenzuela, y contempla, además, la programación de una serie de visitas para el próximo año de figuras de primer nivel de la administración de Barack Obama, que viajarán al país como prueba de las "buenas intenciones" de Washington para con la Argentina.

El operativo comenzó a ser blanqueado ayer desde Washington. El portavoz del Departamento de Estado, PJ Crowley, manifestó que el gobierno norteamericano mantuvo contactos con la Argentina en las últimas horas para "aclarar" comentarios de su encargado de la diplomacia para América latina.

"Hubo una parte de esas declaraciones que obtuvieron significativa atención, y hemos estado en contacto con la Argentina para clarificar esos comentarios", indicó Crowley a periodistas, sin entrar en más detalles.

Fuentes diplomáticas explicaron a LA NACION que esos contactos incluyeron gestiones en las últimas horas de la propia embajadora en Buenos Aires, Vilma Socorro Martínez, con la primera línea de la administración nacional. La diplomática, según las fuentes, se puso a disposición del Gobierno.

La hoja de ruta para instrumentar la segunda fase de la "agenda positiva" prevé la llegada a Buenos Aires, en 2010, de varios ministros y de funcionarios de alto rango de la Casa Blanca, y podría incluir la presencia de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, para los festejos del Bicentenario, en mayo próximo.

"Está en estudio una agenda para ponderar la relación. Habrá significativas visitas y no se descartan las más altas presencias del gobierno de Obama", dijo a LA NACION una fuente del gobierno norteamericano.

Una eventual visita de Clinton será confirmada sobre la fecha, indicaron las fuentes, debido a la multiplicidad de compromisos de la jefa de la diplomacia norteamericana y a la cambiante dinámica multilateral.

La propia embajadora Vilma Socorro Martínez será articuladora de ese plan para acercar posiciones con el gobierno de Cristina Kirchner. De allí que la diplomática comenzó, tras el paso del enviado de Barack Obama por Buenos Aires, una tarea para recomponer los vínculos con la administración nacional.

Anteayer, la embajadora mantuvo un contacto informal con el canciller Jorge Taiana, en un cóctel de cierre de año organizado por el canciller en el Palacio San Martín. Fue un contacto breve y protocolar, confiaron testigos de la reunión, pero alcanzó para disipar las rispideces que dejó la visita de Valenzuela.

Martínez dio pruebas de las intenciones norteamericanas tras el entredicho con el secretario de Asuntos Hemisféricos, apenas un día después de que el enviado de Washington se retirara del país, en medio de la controversia por sus afirmaciones sobre los temores del empresariado de los Estados Unidos. Valenzuela había afirmado que a los hombres de negocios les preocupaba el clima de "inseguridad jurídica" en el país para el desarrollo de sus actuales operaciones y la proyección de inversiones futuras.

La reacción de la Argentina no se hizo esperar. Desde el ex presidente Néstor Kirchner hasta el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, cuestionaron las palabras del enviado de Obama. Kirchner incluso repitió los embates en dos actos públicos distintos. La embajada comenzó al día siguiente de este cruce un operativo para suavizar los roces. El plan se sigue desde Washington.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.