EE.UU. envía a su secretario de Vivienda

El representante del presidente George W. Bush dirige un área sin vinculación con América latina
(0)
24 de mayo de 2003  

La delegación norteamericana que asistirá a la asunción del presidente electo, Néstor Kirchner, estará encabezada por un funcionario alejado de las áreas tradicionalmente vinculadas con la región latinoamericana.

Mel Martínez, secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, será quien representará a los Estados Unidos en la ceremonia de entrega de mando, según informó la embajada de ese país en la Argentina. Desde esa representación diplomática se informó a LA NACION que Martínez tiene rango de ministro.

Las delegaciones norteamericanas que llegaron al país para las asunciones presidenciales posteriores al retorno de la democracia, en 1983, estuvieron encabezadas por funcionarios que cumplían al menos uno de dos requisitos. O bien ocupaban cargos de gran relevancia o dirigían áreas desde las que tenían una fluida relación con los países latinoamericanos.

Para la asunción de Raúl Alfonsín, el 10 de diciembre de 1983, la Casa Blanca envió al entonces vicepresidente de Ronald Reagan, George Bush, padre del actual mandatario y quien sucedería a Reagan en la presidencia.

La ceremonia en la que Alfonsín entregó el mando a Carlos Menem, el 8 de julio de 1989, contó con la presencia del secretario de Estado Adjunto para Asuntos Interamericanos, Jonathan Bush, hermano del entonces presidente.

La delegación norteamericana que asistió a la segunda asunción de Menem, el 8 de julio de 1995, estuvo encabezada por Thomas F. McLarty, asesor del presidente Bill Clinton en asuntos latinoamericanos. El puesto de asesor tenía rango de ministro de gabinete.

Para la asunción de Fernando de la Rúa, el 10 de diciembre de 1999, Clinton estuvo representado en la ceremonia por el enviado especial para las Américas de la Casa Blanca, Kenneth MacKay.

Rompiendo esta tradición según la cual los representantes enviados por los Estados Unidos trabajaban en áreas ligadas a América latina, esta vez la administración del presidente George W. Bush estará representada por un secretario a cargo de un área que difícilmente se pueda vincular con la región.

"Un amigo"

Martínez, sin embargo, ocupa un lugar relevante dentro de la administración norteamericana. El secretario es amigo personal del presidente Bush, tiene libre acceso a su rancho de Crawford, Texas, y juega asiduamente al béisbol con el mandatario.

Martínez, de 56 años, nació en Cuba y dejó ese país cuando era un adolescente. Su historia es la misma de muchos cubanos que dejaron la isla para refugiarse en el país vecino.

Cuando tenía 15 años, Martínez, junto con otros 14.000 cubanos, huyó hacia Estados Unidos como parte de un esfuerzo humanitario católico denominado Operación Pedro Pan. Vivió en hogares de grupos católicos de caridad y luego con dos familias adoptivas, hasta que, en 1966, se reunió con su familia.

Martínez se recibió de abogado en 1973 y durante 25 años se dedicó a la práctica de la abogacía.

Ocupa la Secretaría de Vivienda y Desarrollo Urbano desde enero de 2001. Al postularlo para ese puesto Bush dijo de él: "Desde que dejó su tierra natal siendo un niño, Mel Martínez ha sido la encarnación del sueño americano".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.