El abogado de Di Natale denunció amenazas

La Justicia abrió una investigación
(0)
3 de mayo de 2003  

El abogado de Lourdes Di Natale, la ex secretaria de Emir Yoma que murió en extrañas circunstancias hace dos meses, denunció ante la Justicia que ha sufrido amenazas de muerte.

La denuncia de Rodolfo Chimeri Sorrentino por "coacción y amenazas" quedó radicada la semana última ante el juzgado 38, a cargo de la doctora Wilma Susana López.

De todos modos, el letrado informó a LA NACION que las amenazas han continuado y que la última se registró el miércoles pasado.

Desde que Di Natale cayó al vacío desde una ventana de su departamento en un décimo piso, el abogado y los hermanos de la mujer se inclinaron por la hipótesis de un homicidio, pues su hogar se encontraba revuelto y habían desaparecido documentos y elementos de la ex secretaria de Yoma, como su teléfono celular.

"En diciembre -cuenta Chimeri Sorrentino-, Lourdes recibió un anuncio de la muerte que le esperaba en un libro que le llegó en forma anónima y que contenía un poema sobre una mujer que cae al vacío."

También en diciembre comenzaron las llamadas anónimas al abogado.

Tras la muerte de Di Natale, Chimeri Sorrentino empezó a recibir en anónimamente documentos de la mujer, que aportó al fiscal Carlos Donoso Castex, quien investiga su fallecimiento.

Además, se encuentra en la fiscalía un acta que Di Natale labró ante una escribana el 15 de junio de 2001 con una lista de presuntos "beneficiarios" (responsables) en caso de que les ocurriera algo "a mi persona, mi hija, y a todos los integrantes de mi familia".

La lista incluía, entre otros, al ex presidente Carlos Menem, al traficante de armas Monzer Al Kassar y a la familia de Emir Yoma. Di Natale la confeccionó tras brindar importantes testimonios en la causa por el contrabando de armas a Croacia y Ecuador, en la que quería volver a declarar cuando murió.

Chimeri Sorrentino agregó que recibió la última amenaza el miércoles. "En una confitería, un hombre que salía me hizo un gesto con el pulgar hacia abajo. Al rato, sonó mi celular y una voz dijo: "Te das cuenta, ¿no?"."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.