El anuncio de la pesificación favoreció las acciones bancarias

Los papeles antes relegados ahora fueron los favoritos; el Merval ganó otro 13%
Javier Blanco
(0)
22 de enero de 2002  

Los principales papeles de la Bolsa de Comercio porteña se revalorizaron ayer 13,42% al cabo de una rueda en la que, gracias a la anunciada decisión de pesificar todos los depósitos y los créditos, los bancos ocuparon el centro de la escena y lideraron las subas como no lo hacían desde que comenzó el raid alcista del mercado impulsado por los inversores, que buscaron desesperadamente refugio en las acciones para escapar del "corralito".

La escalada de las acciones bancarias estuvo liderada por el Grupo Galicia, cuyos papeles subieron 51,02% (habían crecido 16,6% en el último mes). Pero también lograron fuertes incrementos el Banco Francés (45,45% ayer, contra la suba de sólo 3,7% que acumulaba en el último mes), el Bansud (42,30% ayer y 5,7%, respectivamente) y el Banco Suquía (19,44% y -2,9%).

La impresionante reacción de esos papeles obedeció a que, según los primeros análisis, la pesificación de los depósitos anunciada dará a los bancos una salida de la crisis esquivando el riesgo de potenciales quiebras, ya que compensará buena parte del desbalance que la conversión a pesos de una parte de su cartera de créditos les había creado.

Ocurre que la medida, a costa de dejar como perdedores a los ahorristas que habían confiado depósitos en dólares a los bancos, ayuda a las entidades a reequilibrar sus patrimonios. Según un cálculo que difundió el sábado la agencia Moody´s, la pesificación les ahorrará US$ 16.000 millones, si se utiliza el valor del dólar oficial de $ 1,40 para los fondos depositados. Semejante dato despertó la voracidad de los inversores, que redireccionaron sus compras hacia los mismos papeles a los que sólo 72 horas antes le escapaban.

El envión alcista, que terminó por englobar a casi todos los papeles (sobre 49 que cotizaron, 41 subieron, cuatro se mantuvieron sin cambios y sólo cuatro bajaron) ayudó a colocar al índice Merval en el mejor pasaje de la rueda en un nivel de 500 puntos, con un notable repunte del 20,66 por ciento. Este indicador no llegaba a ese nivel desde el 13 de febrero de 2001, cuando duraban las mieles del blindaje financiero que parecía darle a la Argentina un paraguas para protegerse de nuevas crisis.

A partir de la mitad de la jornada se moderó la tendencia alcista de los papeles, en medio de las toma de ganancias y la sensación de que en algunos casos las diferencias no se encuentran en línea con las valuaciones de las empresas teniendo en cuenta la actual coyuntura económica.

Una jornada atípica

La de ayer fue la sexta jornada de operaciones en lo que va del año en la Bolsa, que había suspendido su actividad porque el congelamiento de los depósitos le impedía liquidar negocios a los agentes. El Merval acumula una suba del 59,29%, pero algunos papeles hasta cuatriplican ese recorrido. En el mismo período, Acindar ganó 251,5%, seguida por Indupa (220%) y Comercial del Plata (214,29).

"Lo que vimos hoy (por ayer) es una fuerte suba en las acciones de los bancos por la pesificación total que prepara el Gobierno. Si a esto se agrega la corriente de los que convierten a las acciones en un sustituto del dólar libre se tiene la explicación de la jornada ", explicó un corredor de Bolsa.

Otra interpretación señalaba que algunos papeles bancarios habían subido tanto gracias a la reforma en marcha a la carta orgánica del Banco Central. "Existe ahora certeza de que el Central no dejará caer a los más grandes", indicó otro corredor.

"La tendencia de fondo es la misma: la Bolsa sube por el ajuste por tipo de cambio. Este comportamiento es bastante razonable. Los papeles privados son reservas de valor", indicó por su parte Guido Tavelli, vicepresidente de la casa homónima."Una situación similar se vivió en la hiperinflación del 89, cuando las acciones llegaron a subir más que el dólar", recordó.

Los analistas explican que, pasada la euforia compradora, comenzará a notarse una mayor selectividad. "Muchas empresas se verán beneficiadas por rebajas de sueldos y de insumos y mejorarán su situación crediticia. Incluso podrían exportar en condiciones más favorables. Por ello, muchos papeles reaparecieron después de varios meses. "Un ejemplo es la energética Capex, que ayer subió 100%", se apuntó.

La demanda también se interesó por los títulos públicos, aunque se trató de operadores muy profesionales que admiten la existencia de bajos precios y esperan subas para cuando se empiece a negociar con los acreedores. Los globales 2008 avanzaron 3,10% y los que tienen duración hasta 2017 repuntaron 6,66 por ciento.

Eso ayudó para que el riesgo país baje de 4656 a 4553 puntos básicos.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?