El aparato del PJ cedió a su jefe la lapicera para armar las listas