El Banco Central podrá emitir moneda sin respaldo en dólares

Diputados sancionaba la modificación a la Carta Orgánica del BCRA
(0)
24 de enero de 2002  

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) adquiría al cierre de esta edición la facultad para emitir moneda sin respaldo de dólares y para convertirse en prestamista de última instancia de entidades financieras en casos de emergencia.

Anoche, la Cámara de Diputados aprobó en general y se aprestaba a convertiren ley por amplia mayoría la modificación de la Carta Orgánica de la máxima autoridad monetaria, según el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo y aprobado la semana última por el Senado.

La norma habilita al BCRA a regular la cantidad de dinero y crédito, y a dictar reglamentaciones cambiarias, monetarias y financieras, de modo que recupera el poder de dictar política monetaria que había sido severamente limitado durante la década de la convertibilidad.

Apenas sea promulgada la ley, la entidad quedará autorizada a otorgar redescuentos a las entidades financieras por razones de iliquidez transitoria sin tener en cuenta la limitación actual que prevé un máximo por banco equivalente a su patrimonio neto.

La posibilidad de emitir pesos ya no estará restringida a que el BCRA cuente con la existencia de dólares ingresados en las reservas.

Justamente esa facultad de emitir sin un límite más concreto fue criticada por un sector del bloque del radicalismo, que se abstuvo en la votación. Alternativa para una República de Iguales (ARI), el Frepaso disidente y la mayor parte de los partidos provinciales se pronunciaron en contra de la iniciativa.

"Esta reforma destruye el valor de la moneda y la estabilidad, algo que tanto necesita el pueblo argentino", dijo el diputado Gustavo Gutiérrez, del Partido Demócrata de Mendoza (interbloque federal).

Además, el BCRA podrá dar adelantos a los bancos y transferir o vender los créditos que hubiera adquirido de las entidades afectadas, lo que generó más críticas de la oposición.

La "gran mentira"

"Esa es la gran mentira de este proyecto. Con esto se intentará licuar los pasivos de los bancos. Estamos operando una colosal estatización de deuda, mayor que la de 1982", cuestionó la legisladora chaqueña Elisa Carrió y líder de ARI.

El ex ministro de Economía del efímero presidente Adolfo Rodríguez Saá, el diputado del PJ bonaerense Rodolfo Frigeri, fue el encargado de defender el proyecto del oficialismo: "Necesitamos un Banco Central que ejerza política monetaria. Pero no olvidamos la función principal que tiene el organismo, que es preservar el valor de la moneda", señaló. Agregó que el titular del directorio de la entidad deberá informar el plan de emisión para el actual ejercicio.

El santafecino Alberto Natale (Demócrata Progresista) respondió con vehemencia: "Nadie va a usar más el peso. La política monetaria la puede ejercer un país que tenga moneda".

El PJ argumentó que el artículo 10 de la reforma agrega una obligación al presidente de la entidad a brindar informes al Congreso sobre la política monetaria cada vez que lo requieran las comisiones correspondientes del Senado y de la Cámara baja.

"El Banco Central deberá evitar a toda costa la emisión sin respaldo, porque daría lugar a presiones inflacionarias, pero es necesario este cambio para resguardar la liquidez para el desarrollo de la actividad productiva", señaló el diputado justicialista Jorge Matzkin, titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

El radical Víctor Peláez expresó el apoyo de gran parte de su partido.

"Cuando se reformó la Carta Orgánica por la ley de convertibilidad, le dimos un valor a la moneda, atamos el peso al dólar. Ahora se quita eso, pero se fija una garantía de que el nivel de emisión no será descontrolado", expresó el legislador.

"Posiblemente ésta no sea la mejor reforma -agregó el también radical Guillermo Corfield-, pero es el inicio hacia un nuevo camino de lo que debe ser el Banco Central."

El ex justicialista, ahora en ARI, Mario Cafiero completó el concepto, por la negativa: "Está muy claro cuál es ese camino hacia el que va el nuevo Banco Central: se dirige al salvamento de los bancos, que van a transferir el Estado sus deudas poco transparentes".

El Frepaso, dividido

  • Los diputados del Frepaso que disienten con la conducción oficial del partido conformaron ayer oficialmente el bloque del Frente Grande. Cuenta con ocho integrantes y está presidido por el tucumano José Vitar. La pelea interna en la fuerza que integró la Alianza fue desgranando su Poder Legislativo hasta quedar diluida en varias bancadas. El Frente Grande quedará representado por Vitar, Carlos Raimundi, Fernando Melillo, Irma Parentella, María América González, Atilio Tazzioli, Fabián De Nuccio y Margarita Jarque.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?