El bloque de los gobernadores, ante su primera prueba de fuego