Suscriptor digital

El bloque del PJ es un polvorín

(0)
24 de agosto de 2000  

Los senadores peronistas protagonizaron ayer un duro pase de facturas por el origen del panfleto anónimo en el que se detalla la "trama secreta" de los sobornos en el Senado.

El presidente del bloque del PJ, Augusto Alasino (Entre Ríos), acusó elípticamente por la redacción de este libelo a "un senador del PJ" de la provincia de Entre Ríos. Se refería al peronista disidente Héctor Maya, con quien está enfrentado por la renovación de la banca de esa provincia y por viejas cuestiones personales.

En la actualidad, Maya cuenta con el apoyo del ex gobernador Jorge Busti, que también tiene previsto presentarse como candidato a senador.

"Alguien le calentó la cabeza al senador (Antonio) Cafiero y creemos que proviene de la interna del PJ", aseguró un allegado a la conducción del bloque.

El senador Angel Pardo (PJ-Corrientes) coincidió con Alasino en vislumbrar la redacción del libelo en el cuarto piso de la Cámara alta.

En este sentido también se pronunció el senador Jorge Yoma (PJ-La Rioja). "Lamentablemente tengo que decir que este libelo tiene origen en la interna del PJ", sentenció.

Antes de la sesión, la bancada opositora quedó envuelta en una discusión por las versiones de favores personales que involucraron a algunos de sus miembros y que generaron una crisis institucional.

El principal blanco de las quejas fue el senador Antonio Cafiero (PJ-Buenos Aires) que, según sus compañeros, los "había embarcado en un escándalo" al sacar a relucir el artículo de La Nación , que ahora no puede sustentar con pruebas contundentes. "Nosotros no sabemos si Cafiero se compró un paquete o si tiene reales evidencias sobre lo que denunció. Lo cierto es que no da pruebas", manifestó un senador del PJ.

Si bien en la bancada existe indignación contra Cafiero, el mal humor no llegó al punto de soltarle la mano. Ayer, aunque suavemente, sus compañeros lo defendieron en el recinto ante los ataques radicales.

Cafiero anunció a La Nación que estaba pensando en alejarse del bloque porque no se sentía representado por su conducción.

Las autoridades de la bancada, pese al malestar que dicen tener, intentan retenerlo. Saben que el alejamiento de una figura tan representativa para el peronismo tendría un fuerte impacto político.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?