El búnker de Cambiemos se llenó de euforia y Vidal fue la heroína de la noche