El nuevo escenario: primeras bajas en el gabinete de Rodríguez Saá. El cacerolazo echó a Grosso del Gobierno