Mañana finaliza el segundo paro del agro. El campo define el futuro de la protesta y el Gobierno muestra intransigencia