El campo y la declinación de Kirchner

Rosendo Fraga
(0)
12 de diciembre de 2009  • 01:54

La manifestación del campo realizada ayer confirma que el sector ha sido la clave en la declinación de la hegemonía política de Kirchner.

Son tres hechos políticos demuestran que este proceso ya se ha iniciado: la derrota de la resolución 125 en el Senado el 17 de julio del año pasado, el fracaso electoral en los comicios legislativos del 28 de junio y la votación en Diputados del 3 de diciembre en la cual el kirchnerismo perdió el control de la Cámara baja.

Un hecho puede ser una circunstancia o azar, pero tres muestran una tendencia.

Cuando en marzo de 2008 se inicia el conflicto con el campo, la imagen positiva de la Administración Kirchner superaba el 50%. El 17 de julio, al desempatar el vicepresidente Julio Cobos la votación del Senado, dicho porcentaje había bajado a la mitad, sin que la economía se hubiera alterado durante el primer semestre del año pasado.

Fue así el campo el factor determinante de la primera derrota parlamentaria del oficialismo.

El análisis geográfico de las últimas elecciones, en las que el oficialismo descendió 15 puntos respecto de 2007, muestra que el campo fue la clave de la derrota. El kirchnerismo quedó tercero en Córdoba y Santa Fe, las dos provincias en las cuales el conflicto tuvo mayor repercusión; perdió la provincia de Buenos Aires por el vuelco del voto del interior; fue derrotado en Entre Ríos, también en Mendoza por el rol de Cobos en el conflicto con el campo, y tuvo un fuerte retroceso en La Pampa.

También ha jugado un rol relevante en la pérdida del control de la Cámara de Diputados. Es que por primera vez desde 1945, cuando surge el peronismo, el campo no sólo obtiene en la elección más diputados que la CGT, sino que queda con un bloque más grande. Once diputados integran el bloque del campo, al que se suman varios senadores.

Manifestación. Pero además, la primera manifestación de oposición el mismo día que asumen los nuevos legisladores la realiza el campo.

Puede decirse que esta vez la convocatoria ha sido menor que la de 2008 en el mismo lugar y ello es cierto. Pero también lo es que el clima político es diferente.

Lo cierto es que pese al marcado incremento de conflictos en los últimos meses, ninguna manifestación social tuvo la cantidad de gente que ayer reunió el campo desde la elección.

Además, volvió a mostrar su capacidad de convertirse en el eje de la oposición, tanto política como económica y social. Estuvieron presentes los sectores políticos más importantes que enfrentan al oficialismo y expresiones relevantes del empresariado.

Surge así que el campo ha sido la clave de los tres hechos que han generado el inicio del ciclo de declinación del kirchnerismo.

La lógica política llevaría a que el oficialismo reviera su actitud y buscara algún tipo de acuerdo o por lo menos una tregua con el sector que ha demostrado tener mayor capacidad de enfrentarlo políticamente.

Pero la lógica de Kirchner es otra y frente al acto de ayer redoblará la apuesta y mantendrá abierto el conflicto, aunque ello no sea razonable ni económica ni políticamente.

Es que el campo fue el primer sector que puso un límite a su poder y por esta razón no cederá ante él.

El autor es director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.