El caso de un parrillero sin visa se filtró en la agenda de Madrid