El CELS advirtió que la nueva secretaría de inteligencia "es un tema demasiado serio para ser tratado a la disparada"