El Central se prepara para hacerse cargo de algunos bancos

Blejer dijo que habrá fusión de entidades
(0)
31 de enero de 2002  

El Banco Central (BCRA) se prepara para enfrentar operaciones de cirugía mayor en el sistema financiero apenas se anuncie el nuevo plan económico.

En este sentido, se esperan dos cambios fundamentales derivados de la futura flexibilización del corralito:

  • Que haya un fuerte traspaso de depósitos que determine la temida caída de algunos bancos privados nacionales. Ante esta posibilidad, el Central se haría cargo de esas entidades bancarias hasta su reprivatización.
  • Que, por la misma razón, los bancos públicos muestren sus grietas. La salida en este caso podría ser crear un banco de segundo piso para fondear a estas entidades, que acotarían su campo de acción a sus respectivos "territorios".
  • Más allá de los detalles de este salvamento, en el Gobierno nadie duda de una segura reducción de actores en el mapa bancario local.

    El propio presidente del Banco Central, Mario Blejer, dijo ayer en una entrevista con la agencia de noticias Reuters que habrá "cambios estructurales, algunos bancos se irán y otros bancos tendrán que fusionarse".

    El funcionario reconoce que el actual sistema no es sostenible, tal como opina el Fondo Monetario Internacional (FMI).

    Por esta razón, la entidad ha quedado habilitada a partir de la reforma de su carta orgánica a utilizar reservas para auxiliar a las entidades en problemas. Que serán muchas, según admiten también en el Palacio de Hacienda, donde ayer terminaba de redondearse el programa económico que se acordó con el FMI y que se anunciará el sábado. El financiamiento del Fondo, cuando se concrete, servirá para cubrir una parte de este bache.

    En la entrevista, Blejer también puso en blanco sobre negro otro punto clave para el organismo multilateral: el nivel de emisión monetaria.

    "La política monetaria va a ser extremadamente cuidadosa. No va a ser cero la expansión monetaria, pero tampoco va a ser una expansión descontrolada de ninguna forma", indicó el titular del ente monetario.

    Al parecer, para mostrar una buena conducta, se barajaba la posibilidad de prometer un nivel de emisión no muy superior a 2000 millones de pesos en todo el año.

    La fijación de un estricto límite en esta materia podría despejar parte de los temores a una hiperinflación luego de la libre flotación cambiaria que se espera para cuando el directorio del Fondo discuta en Washington el nuevo acuerdo con la Argentina.

    En el Palacio de Hacienda aclararon que no debería esperarse un dólar libre hasta que el organismo multilateral esté a punto de dar su bendición. Fuentes de la cartera también ratificaron a LA NACION los otros ejes del anuncio que realizará el presidente Eduardo Duhalde:

  • Los créditos se pesificarán 1 a 1 hasta $ 100.000; por encima de esa cifra quedarían en pesos a 1,4 con un índice de ajuste periódico.
  • Todos los depósitos se pesificarán a 1,4, mientras que los plazos fijos mantendrían su valor por medio de un mecanismo de indexación.
  • El mecanismo de compensación para los bancos, tal como querían los principales jugadores del sistema financiero, surgirá de un bono emitido por el Estado nacional por un valor cercano a los 9000 millones de pesos. También habrá una dádiva para los ahorristas, por medio de los "cheques-cuotas", que podrán utilizar para realizar operaciones sin sacar los pies del corralito.

    El esquema que combina un tipo de cambio libre y un corralito más flexible asusta tanto al FMI como a los arquitectos locales del nuevo plan económico. Si este mix no funciona en forma aceitada, primero podría haber demasiados bancos en problemas al mismo tiempo y, además, podría dispararse la temida estampida inflacionaria, a pesar de la recesión.

    Los temores se amplifican entre aquellos analistas que creen que, aunque el BCRA se haga cargo temporalmente de las entidades que se caigan, no parece haber bancos extranjeros dispuestos luego a hacerse cargo de ellas.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?