El comercio perdería 600 millones de pesos

Perjuicios por las ventas que no se harían este fin de año
Alfredo Sainz
(0)
21 de diciembre de 2001  

Los saqueos no podrían haber llegado en peor momento para el comercio minorista. Tradicionalmente, la semana previa a la Navidad es la más importante en ventas del año, pero esta vez las empresas del sector sólo están contabilizando las pérdidas.

Según cálculos preliminares de las cadenas de supermercados, el perjuicio económico provocado por los daños en los locales, mercadería robada y lucro cesante (ventas que no se pudieron hacer) ya suman más de US$ 100 millones. Pero en la medida en que la situación no se normalice, las pérdidas rápidamente se pueden multiplicar.

"La semana del 19 al 24 de diciembre es clave para todos los negocios minoristas", explicó Guillermo Oliveto, gerente de la consultora CCR. Según estimaciones de la firma, si hasta Navidad continúan los problemas, el lucro cesante para el comercio minorista rondaría los US$ 600 millones, de los que la mitad correspondería a ventas perdidas por los supermercados y el resto se repartiría entre los pequeños negocios independientes (US$ 200 millones) y los shopping centers (US$ 100 millones).

Incidentes

Si bien ayer se produjeron saqueos en las principales ciudades del país, la mayoría de las empresas señaló que el clima social fue un poco más aliviado, como producto de que la tensión se concentró en la Plaza de Mayo y el microcentro porteño. "Solo tuvimos que cerrar algunas sucursales por unas horas, pero en términos generales no hubo grandes problemas y confiamos que mañana (por hoy) vamos a operar normalmente en todos los locales", explicó Carlos Pacciaroti, director de Supermercados Disco.

Coto también informó que planea abrir todas las sucursales, aunque con un refuerzo de la seguridad, sin embargo, otras cadenas internacionales prefieren ser más cautas. En Carrefour explicaron que sólo a primera hora de hoy decidirán si habilitan todos sus puntos de venta. Ayer, de los 22 hipermercados que tiene la cadena sólo abrieron 6, ubicados en la Capital Federal, Mendoza y Vicente López, y de los 130 supermercados Norte y Tía, la mitad permaneció cerrada. "Abrimos únicamente en las sucursales donde evaluamos que no íbamos a tener problemas y, por suerte, no se registraron incidentes", explicó Fabio Fabri, director de Relaciones Institucionales de Carrefour Argentina.

En principio, en el grupo francés tienen planeado repetir el mismo esquema de trabajo y sólo abrir los locales ubicados en zonas más tranquilas, aunque la decisión final será tomada hoy.

Por razones de seguridad, Wal-Mart ayer mantuvo cerradas casi todas sus sucursales y en la empresa aclararon que hasta que no se que normalice la situación difícilmente vuelvan a operar. "Estamos listos para abrir, aunque queremos ser cautelosos para evitar problemas", explicó Gastón Wainstein, gerente de Wal-Mart Argentina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.