El comité nacional de la UCR lanza su propia concertación

Se concretaría antes de finalizar el año
(0)
15 de diciembre de 2001  

En forma paralela a la propuesta del Gobierno, el comité nacional de la UCR hará su propia concertación: convocará a sectores políticos afines, productivos, sociales y de los trabajadores para avanzar en el diálogo político que luego contribuya al acuerdo nacional.

Este encuentro multisectorial, confirmado a LA NACION por el titular de la UCR, Angel Rozas, posiblemente se realice antes de fin de año "para vigorizar al partido y generar espacios donde se pueda discutir alternativas para salir de la crisis", explicó.

La puesta en marcha de esta cumbre será anunciada hoy en el plenario ampliado que la UCR realiza en el hotel Luz y Fuerza de Villa Giardino, Córdoba, donde se discutirá la grave crisis económica que asfixia al país.

Los radicales elaborarán en esta cumbre un documento, cuyo borrador se diseñó en Buenos Aires, que propone distintas líneas de acción por seguir en materia económica, en la relación con el Gobierno y en el diseño de políticas de Estado a largo plazo.

En el texto se planteará un apoyo a la reestructuración de la deuda externa, la necesidad de renovar alianzas políticas y se analizará la descentralización de las políticas sociales.

Rozas anticipó que "el documento tendrá un carácter positivo porque propondrá medidas superadoras y no se limitará a hacer un diagnóstico de la realidad que todos conocemos".

Justamente por el desmadre económico, las autoridades del comité nacional de la UCR decidieron ampliar la convocatoria que, en un principio, estaba sólo circunscripta a la mesa partidaria. Así fue que se incluyó una reunión con el foro de intendentes radicales, con el comité federal y con los titulares de los bloques legislativos nacionales y provinciales.

Si bien el gobernador chaqueño informó personalmente al presidente De la Rúa las características de este plenario, algunos sectores cercanos al Poder Ejecutivo plantearon discrepancias con un llamamiento tan amplio.

"Siempre este tipo de cosas se convierten en una catarsis que, en este momento de dificultades económicas, no creo que sea conveniente", protestó una alta fuente parlamentaria.

En el comité nacional, sin embargo, aseguran no tenerles miedo a las catarsis colectivas. "Yo no voy a hacer censura previa -contestó Rozas-. No soy un personero del Gobierno, fui elegido por unanimidad por la representación de las bases de la UCR."

"Hacemos todo esto para evitar tener que oponernos al Gobierno", agregó una alta fuente del radicalismo.

Cautela

Desde los sectores más críticos a la administración delarruista observan con cautela cada uno de los movimientos que realizan en el comité nacional. "La idea de la concertación es valiosa. Nuestro temor es que el partido, a la hora de la negociación, termine siendo el gestor de los pedidos del FMI", advirtió un dirigente bonaerense.

La UCR no está dispuesta a insertarse, en un segundo plano, en este acuerdo nacional. Por eso, en el comité nacional desplegaron una estrategia en varios frentes para hacerse escuchar y, de esta manera, superar el autismo con el que se manejó siempre el Gobierno con respecto a la estructura partidaria. El secretario del partido, Walter Ceballo, es uno de los que trabajan activamente en estos acuerdos.

Primero, Rozas concurrió a la Casa Rosada para entrevistarse con De la Rúa y explicarle los puntos de vista del partido. Mientras tanto, se dedicó a aceitar un discurso común con los jefes de bloques del Congreso para exhibir una misma propuesta frente al Gobierno.

Después, el titular de la UCR convocó al plenario en Córdoba para lograr un consenso interno y darle más fuerza al reclamo partidario. Más tarde será el turno del diálogo paralelo con el comité nacional como anfitrión.

"Nosotros acompañamos al Gobierno, pero que el Gobierno sepa que debe sentirse parte del partido", advirtió un importante referente de la UCR.

Con empresarios

  • El titular del radicalismo, Angel Rozas, se pronunció ayer porque la Iglesia sea la que dé “el puntapié inicial” de la concertación nacional y reiteró su rechazo a la dolarización y a la devaluación. Lo hizo tras reunirse con el Consejo Empresario Argentino, que lidera el banquero Manuel Sacerdote, con quien hablaron del diálogo político y social que impulsa el oficialismo.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.