El contador Domínguez, avalado por Boudou

El ex secretario del vice armó el fideicomiso de la Fundación Madres
Hugo Alconada Mon
(0)
28 de julio de 2014  

Fue "marido a domicilio" en la costa bonaerense. Se encargaba de arreglar lo que podía: algo de plomería, algo de gasista. También fue recolector de basura. Y ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) se registró primero en el rubro que abarca desde astrología y lustrabotas hasta peluquería de animales.

Pero eso fue antes, en sus tiempos de monotributista. Ya con Amado Boudou en el gobierno nacional, su amigo Aybar Roberto Domínguez pasó a figurar como empleado de la Anses, a pagar Ganancias desde 2011 y, dos años después, a figurar como prestador de "servicios empresariales".

El crecimiento patrimonial de Domínguez fue tan pronunciado que ahora, a los 44 años, figura en las sociedades Costa Nueva Constructora SRL y Los Tikys SRL; es el dueño de al menos tres lotes en el barrio Costa Esmeralda, y de un vehículo Toyota, entre otros datos salientes, además de algunos viajes al exterior.

El giro en la vida de Domínguez, que también se presenta como "comerciante" y divorciado, se dio tras conocer a Boudou y a su socio José María Núñez Carmona. Al punto de que en junio de 2008 ya se presentó ante la administración del complejo River View de Puerto Madero como "apoderado" del departamento de Boudou, según consta en la copia que obtuvo la nacion.

Asistente personal de Boudou, Domínguez se encargaba de pagar las cuentas del departamento 3 del piso 25 de la torre 2 del River View, el mismo en el que luego vivió el también monotributista Alejandro Vandenbroele -"pernoctó", según su expresión-, y que terminó por allanar la Justicia.

De la costa a Formosa

Ya tras el escándalo que puso otra vez contra las cuerdas judiciales a Sergio Schoklender, Boudou colocó a Domínguez dentro de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, donde se presentó como contador.

Su salida de la Fundación Madres se debió al "caso Ciccone". Apareció mencionado en los cruces de llamadas. Según indicó el juez federal Ariel Lijo al procesar a Boudou, su celular se comunicó dos veces con el teléfono de Núñez Carmona el 21 de mayo de 2010, el día en que se concretó la transferencia de los $ 7,6 millones del gobierno de Formosa a The Old Fund.

Ese día, Núñez Carmona y Domínguez se comunicaron dos veces. Una a la mañana y otra a la tarde, durante 42 minutos y 39 minutos, aunque se ignora sobre qué hablaron.

El 29 de mayo pasado, sin embargo, Domínguez recurrió a la agencia gubernamental de noticias, Télam, para negar que conociera a Vandenbroele, que jamás habló con él ni llamó a The Old Fund. Dijo que afrontaba algo oscuro. "Una campaña mediática para perjudicarme -afirmó- y dañar al vicepresidente de la República."

En el fideicomiso que se armó tras el escándalo del programa Sueños Compartidos habría intervenido la mano de Domínguez en calidad de ex secretario privado del vicepresidente.

Hace menos de un mes, Hebe de Bonafini lo echó de la Fundación Madres porque, según dijeron, cobraba mucho dinero.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.