El contrapunto entre Kirchner y Duhalde está lejos de ceder