El pulso político. El coquismo y el relato como única verdad