El análisis. El costo de no ser creíble