Opinión. El declive, las certezas y los interrogantes