El decreto de indulto fue más difícil de lo previsto

El presidente Duhalde firmó anoche el perdón para 26 personas
(0)
21 de mayo de 2003  

Parecía ser un trámite sencillo, pero resultó más complejo de lo previsto. A pesar de que el primer borrador estuvo listo desde las 17, el decreto de necesidad y urgencia por el cual se concedería el indulto al ex líder carapintada Mohamed Alí Seineldín y al ex jefe terrorista Enrique Gorriarán Merlo fue finalmente firmado ayer por el presidente Eduardo Duhalde a las 21, luego de una jornada signada por las cavilaciones en torno del alcance de la medida.

El vocero presidencial, Luis Verdi, confirmó que el documento fue rubricado, pero dijo que los detalles sólo serían dados a conocer esta mañana por el jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof, en su habitual conferencia de prensa.

De esta manera, en el Gobierno le imprimieron una sombra de incertidumbre a lo que parecía ser una férrea determinación del saliente jefe del Estado.

Fuentes oficiales revelaron que lo que provocó la demora en la rúbrica del documento fue una discusión desatada entre el propio Duhalde y sus asesores legales en torno de la conveniencia de que la medida alcanzara también a otros siete militares y a 17 civiles que fueron condenados junto con sus respectivos líderes. Hasta última hora, el Presidente; el secretario legal y técnico, Antonio Arcuri, y el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Juan José Alvarez, analizaron cada una de las causas judiciales.

Anoche, fuentes del Ministerio de Justicia confirmaron extraoficialmente a LA NACION que todos serán indultados (26 personas en total).

Las voces disidentes en torno de la decisión se hicieron más intensas durante toda la jornada.

Atanasof había justificado la medida por la mañana al asegurar que es "un aporte para la pacificación definitiva del país". Pero su designado sucesor, Alberto Fernández, admitió que la decisión presidencial es "difícil de digerir (...). Siempre es mejor que los argentinos sientan que el peso de la ley cae sobre el que no la cumple y que deben pagar las consecuencias quienes quebrantan una norma".

Diputados de la UCR, de ARI y del Frepaso rechazaron los indultos, aunque admitieron que el perdón es un atributo constitucional del Presidente.

Las Madres de Plaza de Mayo se pronunciaron "en contra de todos los indultos", pero diferenciaron al ex guerrillero Gorriarán Merlo del ex militar golpista. "Seineldín es el enemigo porque levantó a los militares contra un gobierno constitucional -dijo la vicepresidenta de la agrupación, Mercedes Meroñeo-. Entre los errores de los amigos (por Gorriarán) y los crímenes del enemigo, nos quedamos con los amigos."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.