El decreto de Macri al que se devoró la crisis

Nicolás Balinotti
Nicolás Balinotti LA NACION
Dante Sica, con los gremios y los empresarios
Dante Sica, con los gremios y los empresarios Crédito: Trabajo.gob.ar
(0)
26 de septiembre de 2019  • 10:03

A través del decreto 665/2019, Mauricio Macri habilitó hoy por segunda vez en su gestión la negociación sector por sector de un adelanto a cuenta de la paritarias por $5000 no remunerativos. El Presidente quedó así, otra vez enredado entre la crisis económica y sus propias palabras, ya que hubo una medida anterior que iba en dirección contraria.

Con la intención de recaudar la totalidad de los aportes a la seguridad social en tiempos de escasez, Macri había decretado que a partir de agosto de 2018 las cámaras empresariales y los sindicatos no podrían acordar sumas no remunerativas. La regla (decreto 633/2018) corría de igual manera para los acuerdos en el sector público. Pero como sucedió el año pasado, tras el primer cimbronazo devaluatorio de la gestión de Cambiemos, el Gobierno convalidó bonificaciones adicionales por fuera de las reglas. Como la que se conoció hoy en el Boletín Oficial.

Tiene una razón que se trate de un pago no remunerativo: el salario base continuará con el ajuste acordado en la paritaria, cada vez más retrasado frente al aumento de los precios. Además, los empleados no afrontarán las cargas sociales ni los empleados sufrirían las eventuales quitas tributarias.

Las sumas no remunerativas, que fueron objetadas incluso en tres fallos de la Corte Suprema, suelen ser un viejo atajo para resolver las paritarias más complejas y les sienta con comodidad a los tres actores involucrados: el Gobierno, los empresarios y los trabajadores.

Al Gobierno, porque destraba así de manera más ágil el conflicto salarial y evita que derive en medidas de fuerza. Además, lo logra con un costo menor para las empresas, lo que le permitirá mantener los índices de empleo. A los empleadores, porque pagan así menos impuestos y cargas sociales. Y al trabajador, porque elude las retenciones de los aportes patronales (11%), de la jubilación (3%) y de la obra social (3%). Es más plata para su bolsillo.

Una de las intenciones de Macri con la medida oficializada hoy es reactivar el consumo interno y exhibir una reacción tras la caída electoral en las PASO. Pero también es una medida avalada por Alberto Fernández, ya que es dar dinero al trabajador, aunque sea en dosis homeopáticas, antes de un eventual congelamiento de precios y salarios, como prevé el candidato del Frente de Todos para sus primeros 180 días de gobierno si es que el 27 de octubre ratifica su triunfo en las urnas.

El decreto de Macri que limitaba los pagos no remunerativos fue publicado el 10 de julio del año pasado, pero con vigencia a partir de agosto de 2018. Contempla la excepción del pago no remunerativo para las empresas que estén encuadradas en el Procedimiento Preventivo de Crisis, tendiente a la preservación del empleo. El pedido de PPC creció a ritmo sostenido durante la gestión macrista: en 2016 se registraron 55; en 2017, 83; en 2018, 146, y hasta julio de 2019 eran 69 las solicitudes, según informó el Ministerio de Producción y Trabajo. El pago no remunerativo es otro coletazo de la crisis.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.