El escenario. El déjà vu kirchnerista