El delfín de Macri que edificó su perfil como artífice de la gestión