Opinión. El desafío de Massa para mantener la llama encendida hasta 2015