El despacho de Macri y una decoración con sello norteamericano