El día en que el Presidente fue víctima de su plan de ajuste

No se pudo emitir a tiempo una entrevista con De la Rúa
(0)
31 de agosto de 2001  

Cuando se puso la corbata roja y el saco azul, el mismo atuendo que eligen los presidentes de todo el mundo cuando quieren transmitir confianza y dominio de la situación, Fernando de la Rúa no sabía que la entrevista que había decidido ofrecer a la televisión para hacer una autocrítica de su gestión sería tan accidentada.

Todo lo contrario. Poco antes de las 21, el Presidente se sentó confiado en su despacho de la residencia de Olivos para conceder una entrevista a Antonio Fernández Llorente, periodista de Canal 7, la emisora oficial. La intención era distribuir ese material inmediatamente a todos los noticieros de TV para que pudieran hacerse eco de la palabra presidencial.

Pero lejos de llegar a destino en tiempo y forma, el cassette que contenía la entrevista se vio sometido a un insólito raid para encontrar un espacio en la pantalla chica. Al punto que el reportaje nunca llegó a ser transmitido en su totalidad por esa emisora estatal porque los empleados, que sufrieron el recorte de sus horas extras para reducir los gastos del canal, se negaron a trabajar gratis.

Luciano Olivera, gerente de programación de Canal 7, explicó a LA NACION que la grabación de la entrevista "estaba pautada para llegar justo al noticiero de las 19, pero se retrasó porque el Presidente tenía actividad", un dato que fue confirmado en la Casa Rosada.

El reportaje, de nueve minutos de duración, se vio entonces reducido a dos flashes de 90 segundos cada uno, que se emitieron a las 21.50 y a las 22.15, tres horas después de lo programado por los hombres de prensa del presidente De la Rúa.

Se repitieron en el noticiero de la medianoche de Azul Televisión y en el canal de cable Crónica TV. Y sólo ayer al mediodía pudo difundirse el reportaje completo en "Noticiero 7".

Tiempo perdido

¿Qué había pasado en las 16 horas que transcurrieron desde la grabación de la nota y su difusión completa? Aunque en un principio sus voceros habían anunciado que De la Rúa brindaría tres reportajes a los noticieros de Canal 7, Canal 13 y Azul Televisión (Canal 9), pronto se decidió que sólo habría una entrevista, realizada por Canal 7, que luego se repetiría por las emisoras privadas. Hubo llamadas a todas las emisoras de aire y a dos canales de cable: Todo Noticias y Crónica.

Pero el mensaje no apareció, o se transmitió muy tarde y fraccionado en la mayoría de las emisoras. La gota que colmó el vaso surgió, para sorpresa de propios y extraños, del canal del Estado.

En la ex ATC el cassette fue rechazado con una explicación que congeló a los hombres del Presidente: "Como no hay horas extras, no hay quien se haga cargo de la emisión", explicó en ese momento, con voz cansada, el vocero del Gobierno, Juan Pablo Baylac. Sin embargo, ayer, el funcionario no se mostró arrepentido por la modalidad elegida para difundir la palabra de De la Rúa: "El Presidente no es una modalidad y va a seguir dando reportajes, o hablando en cadena (oficial), cuando lo considere necesario", dijo.

De la Rúa es guardaparque

  • El Boletín Oficial no deja sorprender a quienes lo repasan a diario: el presidente de la Nación, Fernando de la Rúa, fue designado ayer Guardaparque Honorario mediante la resolución 89/2001 de la Administración de Parques Nacionales. ¿La razón? "Su reconocido compromiso con la conservación del patrimonio natural y cultural de nuestro país, a la largo de la su dilatada trayectoria política y pública". Para distinguir al Presidente, también se valoró "la preocupación personal" de De la Rúa y su actuación parlamentaria vinculada con el derecho ambiental.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?