El escenario. El dilema es cómo salir del corralito