Suscriptor digital

"El dinero era para financiar la causa"

El ex carapintada detenido en Paraná aseguró que el actual ministro de Seguridad bonaerense "tomó otro rumbo"
(0)
26 de marzo de 2000  

PARANA.- El ex carapintada Carlos Castillo, procesado y preso en esta capital, reveló ayer a La Nación que el supuesto dinero que recibió el partido de Aldo Rico de manos de allegados a Eduardo Duhalde estaba destinado a financiar la proyección nacional del Modín. Anunció que no volverá a Buenos Aires mientras Rico sea ministro de Seguridad porque es "insalubre", y admitió su simpatía por el ex militar Mohamed Seineldín.

¿Rico? Una frustración más de la causa nacional. ¿Seineldín? El camarada más antiguo. ¿Las denuncias en su contra? ¡Se han dicho tantas barbaridades! Son respuestas de El Indio Castillo, el platense radicado hace 4 meses en Entre Ríos y detenido por 4 causas, por lo menos, que conversó ayer con La Nación .

Petiso, de estado atlético envidiable, El Indio es uno de los dos únicos presos en la Alcaidía de Tribunales; el otro es un muchacho mudo sospechado de asesinar a una joven.

Terminaba de releer algunas páginas de Confesiones , donde San Agustín cuenta aquella transformación de su vida sinuosa en cristiana, cuando tomó el celular de su abogada para mantener este diálogo.

-¿Rico recibió dinero de Duhalde a cambio de la reelección y la nueva Constitución?

-Por supuesto, fue público y notorio, basta remontarse a la época.Además, en un momento determinado Fernández Gil (Guillermo), que fue diputado del partido, habló de las transacciones comerciales entre Duhalde y Rico, y ratificó sus declaraciones ante el doctor Galeano (Juan José). Pero todo el mundo se hizo el distraído.

-¿Por qué no lo denunció antes?

-A partir de la actitud desmedida de Rico de pretender utilizarme para fastidiar al Presidente (Fernando de la Rúa), me vi relevado de todo compromiso de lealtad.

-Parece por despecho...

-Por despecho puede haber hablado Rico; ya le digo, me siento relevado de toda cuestión de lealtad.

-¿Usted es responsable en parte de este pacto?

-Realmente me sentía responsable por la gente que había llevado al Modín, se había acercado porque me decía que si estaba yo sabían que no los íbamos a c... Hay un camino trazado, el que tomó otro rumbo fue Rico.

-Pero usted tenía un cargo en el partido en el momento del pacto.

-Estaba en la secretaría general del partido y era interventor de distrito en Río Negro.

-Entonces como secretario general...

-No, el secretario general era Morello (Emilio), yo estaba en la secretaría.

-¿Reconoce su participación?

-Considero que tuve participación en la negociación preliminar.

-¿Estaba de acuerdo o no?

-No estaba de acuerdo por el costo político que iba a tener. La manera en que se manejaba.

-¿Usted era un dirigente de cuarta línea o estaba al lado de Rico?

-Morello me dijo una vez que yo estaba a la derecha.

-Con una posición relevante avalaba ese pacto, que parece más una compra de conciencia.

-No avalé ni dejé de avalar. Podía creer o no, daban una explicación, de que el dinero serviría para crear una estructura económica que sostuviese la proyección política nacional. Tenía, digamos, una justificación política.

-¿Cómo fue el pacto?

-Yo participé en las reuniones preliminares. Parte del arreglo consistía en cargos políticos en Buenos Aires, dos relacionados con el fondo del conurbano, el saneamiento del Riachuelo y el río Matanza, y garantía en metálico: una suma de dinero.

-¿Un millón de pesos?

-Mucho más, las primeras entregas fueron dos de 500.000 dólares.

Castillo reconoció luego que los montos debieron superar los 10 millones de dólares y La Nación le preguntó por los testimonios que podía presentar para fundar esa denuncia.

-¿Qué certezas tiene?

-Tengo certezas de la primera entrega.

-¿Estuvo presente?

-Sí.

-¿No podía ser dinero de otra cosa?

-Explíqueme de qué podía ser.

-Quiero decir si está seguro de que era dinero a cambio de la reforma y esas cosas... ¿Me puede contar la escena?

-Sí. Van a buscar la valija a una oficina y la traen a donde estábamos. Billetes de 100 dólares, y abajo de 50.

-¿En qué oficina?

-En el Centro, no me acuerdo bien la dirección.

-¿Y algo más que demuestre la operación?

-Las circunstancias que la rodean. ¿A título de qué convienen una alianza que le da a Duhalde la reelección y la posibilidad de tener una Constitución a su medida?

-¿Se explayaría ante un juez?

-Por supuesto.

Castillo, licenciado en Ciencias Políticas en la Universidad del Salvador, se guardó las precisiones sobre el intercambio de billetes que mencionó. Había denunciado que presenció dos entregas, a La Nación le aseguró que estuvo en una, y prefirió no abundar en detalles sobre el lugar, o los que daban y los que recibían.

Su expresión no revelaba su pasado. Hombre dispuesto al diálogo, pero al mismo tiempo medido, siempre dejará un nudo sin desatar y puede haber varias razones contribuyentes. Una de ellas es obvia: hoy está en juego su libertad.

Quedó procesado el viernes por la justicia entrerriana por abandonar un hotel de Paraná sin pagar la cuenta. Se excusa en que regresó a su habitación y observó que se la habían requisado, de modo que no tuvo más que huir. También lo investiga la justicia federal de Paraná por usar dos documentos falsos a nombre de Oscar César Peverano.

El Indio lo admitió, y señaló que los había comprado para resguardar su integridad. Además, lo requiere la justicia correntina por un presunto intento de homicidio contra el intendente de Monte Caseros. Para él, eso hubiese sido "como matar una mosca de un cañonazo". Y de paso, un artículo encontrado en su vivienda de Paraná, durante un allanamiento, interesó al juez Galeano, que investiga el atentado a la AMIA.

La "causa nacional"

Durante el diálogo se mostró muy entusiasmado con las posibilidades de trabajar en el turismo en esta región, tema que lo absorbió en los últimos meses, aunque no brindó precisiones sobre sus proyectos concretos. Y en todo momento se dejó dominar por su veta política.

-¿Cree en la democracia?

-Esta democracia es medio renga. Es un sistema de gobierno, y tiene que ser un estilo de vida. Estamos sumados a un proyecto global. A los países centrales en un momento les convenía otra cosa, hoy en cambio la mejor manera de explotarnos es con la democracia.

-¿Cómo se definiría políticamente?

-Soy un hombre de la causa nacional. Me preguntaron si Rico me defraudó, Rico nunca fue de la causa. Fue un arribista, se subió a caballito. Le creamos la primera estructura.

-¿Rico fue una frustración?

-Para la causa nacional, sí. Una frustración más.

-¿Seguiría a otro militar en política?

-No sé. Dicen que el que se quema con leche ve una vaca y llora; no es tan así. Las revoluciones no se hacen con curas ni con militares, porque en ese momento se vuelven revolucionarios.

-Convengamos que está hablando como un político un hombre con antecedentes en la violencia...

-No soy una persona violenta. Tengo códigos, no les hago a mis amigos lo que no me gusta que me hagan. Nunca ejercí la violencia para resolver problemas personales. Sí como lucha política, ideológica.

-En Monte Caseros el intendente no dice lo mismo, y además estuvo preso por un levantamiento violento.

-¡Se han dicho tantas barbaridades! Yo espero que las cosas caigan por su propio peso. A los efectos legales tengo una sola condena en mi vida por tener armamento del levantamiento del 3 de diciembre. Estuve preso dos años y monedas.

-¿Mantiene su relación son Seineldín?

-Con Seineldín nunca tuve una relación y, mucho menos, estrecha como fue con Rico. También por una cuestión generacional, tal vez. Pero sí amistad con la gente que está a su lado. Puedo respetarlo como camarada más antiguo.

-¿Por qué camarada más antiguo?

-Porque tiene más edad.

-Perdón, por qué camarada.

-Evidentemente es un hombre de la causa nacional.

Los jueces entrerrianos tomaron prevenciones por la seguridad de Castillo. El dirigente abonó esa situación cuando se le preguntó sobre las denuncias del intendente de Monte Caseros, Eduardo Galantini, por presunto intento de homicidio. "Es como matar una mosca de un cañonazo, ni siquiera estuve cerca de él" en ese momento, manifestó.

Para finalizar, sostuvo que no volvería a Buenos Aires mientras siga su ex camarada Rico en Seguridad, "porque con sus reacciones desproporcionadas la provincia es insalubre", y dijo que si obtiene la libertad seguirá en la actividad turística y no política, aunque para él "la política es un vicio".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?