El discurso de Kirchner provocó más adhesiones que críticas

Respaldo del duhaldismo, de la UCR y de ARI; el MFR y el menemismo, desencantados
(0)
26 de mayo de 2003  

El primer discurso como presidente de Néstor Kirchner despertó los elogios del duhaldismo, del radicalismo y de ARI, aliados naturales con los que el nuevo presidente podrá contar en el Parlamento. Los rechazos también fueron los esperados: legisladores que responden al Movimiento Federal Recrear, que lidera Ricardo López Murphy, y diputados menemistas criticaron, con diferente tono, el texto de apertura.

"Fue un discurso maduro y claro respecto de los objetivos que tiene el nuevo gobierno", señaló el flamante presidente del bloque de diputados del justicialismo, José María Díaz Bancalari. "Estoy seguro de que los lineamientos generales expuestos van a ser acompañados sin reparos no sólo por el PJ, sino por la mayoría de las fuerzas políticas", aseguró el legislador bonaerense, principal espada parlamentaria de Eduardo Duhalde durante su gestión presidencial.

En términos similares se expresó Alfredo Atanasof, hasta ayer jefe de Gabinete. "Especificó claramente cuál va a ser el rumbo que va a llevar adelante este gobierno", sostuvo el ahora ex funcionario.

Desde el radicalismo también surgieron elogios. El diputado y ex candidato a presidente por la UCR Leopoldo Moreau coincidió con el tono de los anuncios y agregó: "Como la mayoría de los argentinos, tenemos esperanzas de que esta nueva etapa se caracterice por la calidad de las instituciones y por darles al trabajo y a la producción un lugar preponderante". Su ex rival en la elección interna, el senador Rodolfo Terragno, valoró el mensaje como "prudente, sobre todo cuando señaló que no se deben esperar cambios de la noche a la mañana y que se requiere de participación colectiva".

"Fue una de las pocas veces que entré en el Parlamento y no sentí una sensación de asco", afirmó la líder de ARI, Elisa Carrió, que también afirmó que "hay una serena esperanza", luego del discurso del Presidente. Carrió dijo que en el texto hubo "definiciones importantes sobre seguridad y educación. Crea otro clima, y tiene buenas intenciones, aunque quedó claro que su propio enemigo es el PJ", destacó.

El presidente del bloque del Frepaso, Darío Alessandro, también se sumó a las voces laudatorias. "Está en sintonía con las necesidades de la Argentina", destacó.

Un firme respaldo llegó desde el sector educativo. El rector de la UBA, Guillermo Jaim Etcheverry, ponderó como alentador que "la más alta autoridad del país reconozca que, en los últimos años, se ha producido el derrumbe de la educación argentina". Etcheverry valoró que "se reconozca la importancia de la educación como un factor esencial para lograr la cohesión y el desarrollo humano que permitan construir la identidad nacional y la unidad cultural". Se permitió alabar al nuevo ministro del área, Daniel Filmus, a quien valoró por su "su calibre intelectual, además de su voluntad de acción y su compromiso con la educación pública, esencial para el progreso común", destacó.

En la vereda de enfrente se ubicaron los legisladores que responden a López Murphy. El diputado demócrata progresista –integrante del Movimiento Recrear– Alberto Natale se mostró desilusionado. "Tenía una expectativa mayor con el discurso, teniendo en cuenta que Kirchner no había dicho nada sobre su programa de gobierno en la campaña electoral", y señaló: "Si bien es importante su definición sobre el área educativa, es contradictorio en materia económica".

El senador Ricardo Gómez Diez, candidato a vicepresidente en las elecciones del 27 del mes último, destacó que desde su sector político van a ayudar "a la gobernabilidad y a la sanción de leyes que sean de beneficio para el país" , pero aclaró que cuando tengan disensos "serán defendidos y dados a conocer".

La senadora menemista Sonia Escudero (PJ-Salta) alabó "algunas partes" del discurso de Kirchner, como cuando se refirió a "mantener el equilibrio fiscal", pero lamentó "algunas mezquindades, como no reconocer como parte de nuestra historia las cosas buenas que sucedieron durante la década del 90’", es decir, durante la gestión de Carlos Menem al frente del Ejecutivo.

El diputado de Acción por la República Guillermo Alchouron también destacó luces y sombras en el texto presidencial. "Rescato la propuesta de reinstalar la movilidad social ascendente por medio de un capitalismo nacional, pero abierto al mundo. También la valorización de la seguridad jurídica y la invitación a combatir la impunidad y el delito", afirmó.

"Habría sido deseable que al referirse al crecimiento económico hiciera hincapié en una política fiscal no distorsiva como la vigente. Y debería haber evitado la mención a los desencuentros de las décadas anteriores, cuyas heridas deben cicatrizar definitivamente", concluyó.

Reacciones dispares

  • Díaz Bancalari (PJ)

    "Fue un discurso maduro y claro respecto de los objetivos que tiene el nuevo gobierno. Nos van a acompañar en el PJ", destacó el flamente jefe de la bancada justicialista en la cámara de Diputados.
  • Carrió (ARI)

    "Hubo definiciones importantes sobre seguridad y educación. Crea otro clima, y tiene buenas intenciones, aunque quedó claro que su propio enemigo es el PJ", sostuvo la diputada chaqueña.
  • Terragno (UCR)

    "Fue un discurso prudente, sobre todo cuando señaló que no se deben esperar cambios de la noche a la mañana y que se requiere de participación colectiva", afirmó el senador capitalino.
  • Natale (MFR)

    "Si bien es importante su definición sobre el área educativa, es contradictorio en materia económica", señaló el diputado demócrata progresista y aliado del Movimiento Federal Recrear.
  • Escudero (PJ)

    La diputada menemista lamentó "algunas mezquindades, como el no haber reconocido, como parte de nuestra historia, las cosas buenas que sucedieron durante la década del 90".
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.