El drama de los candidatos a presidente

Ninguno de los opositores tiene esperanzas mañana
Gabriel Sued
(0)
9 de julio de 2011  

Si se cumple lo que anticipan las encuestas, los candidatos presidenciales de la oposición no podrán festejar en la Capital. Sin postulantes fuertes, los principales competidores de Cristina Kirchner apuestan a una derrota del Gobierno o, lo que es casi lo mismo, a una victoria de Mauricio Macri.

En ese caso, la que no festejará será la Presidenta, que, de cara a su reelección, espera un buen resultado de Daniel Filmus.

En una situación parecida se encuentran el candidato presidencial de Unión por el Desarrollo Social (Udeso), el diputado radical Ricardo Alfonsín, y el ex presidente Eduardo Duhalde, postulante del Frente Popular.

Los candidatos de sus espacios, la diputada Silvana Giudici y el economista Jorge Todesca, no tienen, según las encuestas, ninguna posibilidad de éxito.

Aunque hay un matiz importante entre ellos: Alfonsín respalda públicamente a Giudici y sólo podría dar un respaldo público a Macri en un escenario de ballottage. "Lo estamos evaluando", dijo a La Nacion un dirigente que ocupa un papel central en la campaña radical. Duhalde, en cambio, sólo dio un apoyo formal a Todesca. De hecho, el ex presidente debió explicar el lunes declaraciones del día anterior en las que había afirmado que de ser porteño votaría por Macri. Para evitar la furia de Todesca, a quien sólo acompañó en el lanzamiento de su candidatura, dijo que se había referido a un escenario de ballottage.

Para sumar confusión al cuadro, el compañero de fórmula de Duhalde, el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, respalda la candidatura del ex árbitro Javier Castrilli.

Entre los restantes postulantes presidenciales, el escenario es aún más dispar. Un caso particular es el del gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, candidato presidencial del Frente Amplio Progresista. El martes pasado participó del cierre de campaña de Fernando Solanas. Un triunfo de "Pino" sería festejado como propio por Binner, pese a que, por diferencias en el armado de las listas, el candidato a jefe de gobierno tiene otro postulante a presidente, Alcira Argumedo. De no llegar Solanas al ballottage, Binner se mantendría equidistante de Macri y Filmus.

Otra que optaría por la prescindencia en una segunda vuelta entre Filmus y Macri es Elisa Carrió, candidata de la Coalición Cívica. La diputada le puso el cuerpo a la campaña de María Eugenia Estenssoro. Al igual que le pasa a Alfonsín, Carrió se conformaría con que su postulante se consagrara como la sorpresa mañana, aunque eso sólo signifique rondar el 5 por ciento de los votos. Eso les aseguraría por lo menos una banca en la Legislatura porteña. En una eventual segunda vuelta, Carrió sería neutral.

Lograr un legislador será el difícil objetivo del Frente de Izquierda y los Trabajadores, la coalición que lleva como candidato a presidente a Jorge Altamira y como postulante a jefe de gobierno a Myriam Bregman.

Alberto Rodríguez Saá, candidato presidencial de Compromiso Federal, es el único que no apoya a ningún postulante porteño.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.