El duhaldismo, a la expectativa