El duhaldismo lanza su línea interna